Francesc Bujosa :: Pàgina oficial :: Última Hora. 22/05/01

 
Frederic Soberats

fidelidad y sensibilidad


El Museu de Mallorca ofrece hasta finales una antológica de Frederic Soberats Liegey, el artista nacido en Santa Maria aunque con raíces familiares en Francia y en Alemania. Si un rasgo caracteriza al bueno de Frederic es su explícito respeto por quienes ha sido sus maestros y sus ídolos. La enumeración de todos ellos ocuparía prácticamente el espacio de que disponemos. Digamos únicamente que entre ellos destacan Llorenc Cerdà, Jaume Mir, Francesc Salva, Tarrasso, Benlliure, Hubert, El Greco, Joan Miró, Munch. Las influencias recibidas por Soberats no se limitan al mundo del arte, sino que también las ha recibido de la literatura y mas concretamente de la literatura histórica. Pocas personas conocen tan bien como Soberats esta revista nuclear de nuestra cultura que es el Butlletí de la Societat Arqueologica Lul·liana. El respecto por la obra ajena ha sido probablemente la causa de que Soberats haya tenido como profesión principal la de restaurador y que sea esta profesión la que le haya exigido conocer todas las técnicas que emplean los artistas. Según me han confesado quienes de ello entienden Frederic Soberats ha sido —es, aunque ahora felizmente jubilado— un magnifico restaurador. A mi me parece digno de encomio este espíritu de fidelidad y respecto al pasado que muestra claramente la admiración que se tiene por la obra de tantos maestros, pero pienso que la personalidad del artista se reafirma, como dijo Freud, a partir del asesinato artístico de los maestros. Y esto es quizá lo que le ha faltado a Frederic Soberats. En la exposición se puede ver atisbos de lo que hubiere podido —o puede, ya que a pesar de su jubilación Frederic es todavía joven— ser el de Santa Maria si en su faceta de creador hubiera podido de olvidarse de tantos maestros y de su oficio de restaurador. Vean, si no, la plancha de latón repujado al retrato de Van Gogh o la terracota con latón que representa al padre del artista. Vean y sientan las emociones que de ellas se desprenden. De las casi innumerables facetas de Soberats, destaca, a mi modo de ver, la de las esculturas construidas mediante es la del ensamblaje de lo que se denominan objects trouves. Soberats recoge aperos e instrumentos agrícolas y, al cambiarlos, de orientación y de función consigue metáforas realmente sugestivas. Admirado por lo que es la realidad, Soberats procura que su intervención sea mínima que no exista argamasa. Como en la pared seca. Es un camino que poco a poco se dirige hacia la simplicidad y esencialidad como aquel conjunto de piedras que se titula Composición Básica en donde Soberats nos conduce a lo que posiblemente fueron los inicios del arte escultórico o a lo que constituye un ejemplo de la manera de sentir oriental. Visiten la exposición y, si pueden, hablen con Soberats. Aumentarán su sensibilidad frente al mundo.